Galletas con trocitos de chocolate

Galletas con trocitos de chocolate

Diciembre ha llegado! Queda menos para la Navidad y sabemos lo que eso significa: Galletas, turrones, polvorones, dulces en general. Por eso hoy traigo una receta de galletas con trocitos de chocolate. Para ir calentando motores!

La verdad es que estas galletas son típicas de todo el año (afortunadamente, porque me encantan), son fantásticas para desayunar, merendar o tomar en cualquier momento del día. Al contener chocolate dan ese punto de energía que tu cerebro necesita después de largas sesiones de trabajo. O bien es el anti estrés por excelencia, cuando acaba el día y solo quieres mantita y una buena serie.

Y pensar que son fruto de la casualidad

Ingredientes para las galletas con trocitos de chocolate

  • 2 tazas de harina
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Media cucharadita de sal
  • 3/4 taza de mantequilla sin sal, derretida
  • 1 taza de azúcar morena + media taza de azúcar blanco
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • Un huevo y una yema de huevo
  • 200 gr, de pepitas de chocolate

Elaboración

En primer lugar, precalentamos el horno a 165 grados, cogemos los moldes de las galletas y con un pincel les damos una capa de aceite y añadimos el papel encerado (con un poco de aceite también, sin engrasar en exceso), para que podamos sacar las galletas con facilidad.

En segundo lugar, mezclamos la harina, el bicarbonato y la sal. A continuación en otro bol echamos la mantequilla derretida, el azúcar moreno y el blanco y los mezclamos bien. En otro bol, porque hoy lo ensuciamos todo, batimos el huevo y la yema de huevo hasta que sea todo uniforme y añadimos toda la mezcla de los otros bols aquí. Finalmente, añadiremos poco a poco los trocitos de chocolate y los repartimos bien en la masa y dejamos reposar la masa un poco.

Para terminar, hornearemos todo de 15 a 17 minutos, hasta que veamos que los bordes de las galletas se tuestan ligeramente. Después del horneado, dejar enfriar.

Al final solo nos quedará disfrutar de estas estupendas galletas y de la satisfacción de haberlas hecho por nosotros mismos.

Galletas de Jengibre

Estamos a dos semanas de la navidad y ya podemos saborear sus deliciosas postres. Por lo menos ya hace un mes que tengo turrones por casa y en el supermercado venden gran variedad de galletas. Pero como siempre, esto sabe mejor si lo hacemos por nosotros mismos. Por eso, hoy traigo la popular receta de las Galletas de Jengibre.

Estas típicas galletas las podemos encontrar en las típicas películas navideñas. Tiene su particular historia que podemos contar a los más pequeñas mientras nos comemos estas galletas. Así podremos disfrutar de una completa y agradable velada!

Ingredientes para las galletas de jengibre

  • 6 tazas de harina.
  • 1 cucharada de levadura y otra de jengibre molida.
  • una cucharadita de estas especias: nuez moscada molida, clavo y canela.
  • 1 taza de manteca, se derrite y se enfría ligeramente.
  • una taza de melaza.
  • 1 taza de azúcar moreno.
  • media taza de agua .
  • 1 huevo.

Elaboración

El primer paso es mezclar la harina, la levadura el jengibre, nuez moscada, clavos y la canela. Cuando lo tengamos lo dejamos de momento a un lado.

El segundo paso. será coger un bol y mezclar la manteca, la melaza, el azucar moreno, el agua el huevo y la vainilla. Lo moveremos hasta que sea una pasta suave. Incorporaremos poco a poco los ingredientes del primer bol. Remover la mezcla hasta que los ingredientes “”secos”” estén totalmente integrados en la masa.

A continuación tenemos que dejar que la levadura suba. Tardará alrededor de 3 horas. Cuando veamos que la masa ha subido precalentaremos el horno a 175 grados.
Ahora viene lo divertido. Extenderemos un poco de harina en nuestro bando de cocina y vamos haciendo la forma de hombrecillos de jengibre. Podemos hacer estrellas, corazones, pero lo típico es la galleta del hombre de jengibre.

Cuando las tengamos hechas, las hornearemos durante 10 – 12 minutos. Las galletas se verán secas pero suaves al tacto. En este momento se deben dejar enfriar y posteriormente…

Ya sabéis, al ataque